Problemas con los frenos del coche que pueden ser graves

Los frenos del vehículo forman parte importante del sistema de seguridad, entre ellos uno se destaca por ser el decisivo al evitar accidentes inminentes, ese es el sistema de frenos. Para un todoterreno (TT) podría ser fatal un fallo de los frenos durante alguna maniobra en una posición o terreno difícil, en las cuales salir con éxito en gran parte depende de la capacidad que se tenga para detenerse con seguridad.

El sistema de seguridad de los vehículos se compone de diversos elementos y subsistemas, entre ellos uno destaca por ser decisivo en la prevención de accidentes, estamos hablando del sistema de frenos. En un todoterreno (TT), por ejemplo, podría ser fatal un fallo en los frenos durante alguna maniobra o cuando se conduce por un terreno difícil, porque salir con éxito en gran parte depende de la capacidad que se tenga para detenerse con seguridad.

En momentos de emergencia cuenta mucho la pericia del conductor, aun si el sistema de frenos está bien; ya que, si la maniobra no es la adecuada, podría ocurrir un desastre e incluso una  desgracia. Por otra parte, es normal que los frenos se desgasten por efecto del tiempo y el respectivo uso, perdiendo su efectividad progresivamente; pero, en ocasiones, el conductor se va acostumbrando a tales cambios y, por ende, no corrige esa deficiencia, lo cual lo deja vulnerable en las vías.

Síntomas o reacciones que muestran problemas con los frenos del coche

Pedal de freno esponjoso: el pedal suele ponerse esponjoso cuando se utiliza líquido de frenos en mal estado y cuando hay problemas con la bomba de freno o en el mismo circuito se cuela el aire. El líquido de frenos es esencial para que el sistema en cuestión funcione correctamente; en sí no se comprime y por ello es ideal para transmitir presión; no obstante, absorbe humedad, lo que produce burbujas de vapor que se comprimen y forman una especie de cojín en el circuito.

Incremento en la distancia de frenado: cuando el espacio para frenar se incrementa, suele ser por desgaste de los elementos que lo componen. Es un comportamiento normal por el tiempo y el uso del sistema; sin embargo, es algo que se mantiene bajo control con las revisiones y el mantenimiento. En otras palabras, con el deterioro de las piezas se pierde eficacia y por eso es que aumenta la distancia al frenar.

Ruidos y vibraciones: las vibraciones y los ruidos pueden surgir por diversas razones, pero al ser por el sistema de frenos se deben a deformaciones de los discos de freno o a desgastes irregulares de las pastillas. El desgaste o las malformaciones de los discos de frenos u otros elementos de los frenos, depende en gran parte a la forma de conducir y a los cuidados que se le den al vehículo.

En el caso de las pastillas, traen una lámina de metal que al llegar al límite máximo de desgaste, suena por causar fricción con la superficie que toca; también es probable que si se sobrecalienta se cristalice de más. Al llegar a este nivel solo queda reemplazar las pastillas.

Es oportuno que al percibir ruidos inusuales en el TT acuda al taller para asegurarse de cuál es la falla. Y para reponer las piezas necesarias en las reparaciones sin gastar demasiados euros, adquiera recambios de segunda mano; entrando a desguacesde4x4 podría localizar empresas especializadas en el sector con solo unos clics.

Autor entrada: Carmen